Diferentes tipos de Marketing

Las orientaciones y tendencias, dependen del momento y del sector

Cada empresa lleva asociado implícita o explícitamente un plan de marketing. Es decir, aun cuando no esté materializado en un documento las acciones que se toman en cada momento obedecerán a un criterio. Éste en último caso es una interpretación de las necesidades de los clientes y una estrategia para satisfacerlas.

La teoría moderna de la mercadotecnia está lo suficientemente desarrollada como para que no tenga que ser distinta conceptualmente de un sector a otro. Una empresa farmacéutica y una gran cadena comercial de productos domésticos tienen ambas la necesidad de usar el marketing. También es cierto que cada una de ellas tiene unas especificidades que aconsejan insistir más en unos aspectos que en otros y se habla entonces de orientaciones. En estas orientaciones o tipos de marketing distintos se pretenden alcanzar objetivos específicos en escenarios también particulares. Los ciclos de la economía cada vez más interdependientes y menos previsibles aconsejan un gran grado de flexibilidad para afrontar situaciones de incertidumbre. La orientación de una empresa farmacéutica como la comentada anteriormente estará orientada al producto. No se preocupa mucho por la demanda pues si el producto que maneja tiene la exclusividad aportada por la patente es suficiente con garantizar su funcionamiento.

La demanda aparecerá sin problemas si el producto es eficaz. La compañía solo se ha de preocupar por eso. Por la contra una empresa de venta directa al por menor en grandes superficies debe estar atento a todos los cambios que se producen en los hábitos de consumo del cliente. La promoción de ventas es fundamental y el cliente es el centro de interés en todos los procesos.

Estamos hablando entonces de una orientación al mercado. A estas orientaciones clásicas podemos añadir otras como orientaciones a ventas, a producción y a marca. En los distintos sectores productivos se favorecerá la importancia de uno u otro en función de las características del mercado.

La actualidad marcada por el avance tecnológico y los cambios sociales

A lo dicho antes hay que añadir los cambios que en conjunto se producen en toda la economía. Las fases de crecimiento o decrecimiento, los cambios en las costumbres sociales, y la implantación de tecnologías de comunicación son los dinamizadores principales de todos los cambios de tendencia en el marketing. El objetivo del marketing no es exclusivamente aumentar las ventas.

Es también, por ejemplo, saber si la venta de un producto puede ser afectada por un cambio detectado en el comportamiento de los clientes. Y, de ser así, poder introducir una innovación que evite ese problema. Se trata de acompañar a los clientes en la satisfacción de sus necesidades anticipando los cambios. El comercio electrónico ha ampliado el abanico de posibilidades. Es posible dirigirse a sectores de consumidores muy específicos con productos de bajo precio sin dejar de ser por eso menos rentables. Es la gran novedad de nuestro tiempo en el marketing y también un gran reto. Si los cambios del mercado introducen cambios cualitativos el marketing debe acercarse a ellos con nuevas herramientas conceptuales de ser preciso. Pero después de esos ajustes los viejos principios del marketing siempre vuelven a ser aplicables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *