Desde siempre las campañas de publicidad se han enfocado principalmente a vender un producto directamente al público. Podemos ver en televisión por ejemplo como nos están vendiendo un detergente para que gracias a sus propiedades desengrasantes vayamos directamente al supermercado a comprarlo, y la vente por tanto sea directa. En otros casos no se intenta vender, sino reforzar la imagen de una marca para que nuestro subconsciente siga sabiendo de su existencia y cuando acudamos a comprar un producto de su sector lo primero que se nos venga a la cabeza sea la imagen de dicha marca.

Definición del imbound marketing

Pero desde hace un tiempo ha surgido una nueva técnica que consiste en el imbound marketing, que es la capacidad de atraer a nuestros clientes sin la necesidad de realizar una venta directa. Para poder realizar esta técnica, no debemos de pensar inicialmente en vender el producto. La diferencia principal con cualquier otra técnica es que aquí estamos esperando que nuestro cliente potencial llegue a nosotros, no que nosotros lleguemos a él.

Para que el cliente llegue y se quede debemos de ofrecerle un contenido de auténtico valor que esté muy relacionado con lo que esté buscando y la calidad suficiente como para solventar todas las dudas que tenía antes de venir a nuestra página. Con esta técnica lo que vamos a conseguir es que el cliente para empezar confíe en nosotros como una fuente fiable. Y en segundo lugar que el cliente se fidelice con nosotros y se suscriba a nuestros feed, de tal manera que podemos estar mandando nueva información. Las redes sociales son una muy buena forma de realizar esta práctica, ya que los usuarios cada vez la utilizan más. Intentaremos dar una información verídica y que se adapte a un target específico, pues uno de los grandes problemas podría ser que el contenido fuese demasiado general.

Para ello debemos de estudiar nuestros clientes potenciales, no es lo mismo dirigirse a gente con una clara vocación o que se dedica al marketing, que personas que se dediquen a la equitación. El tipo de vocabulario, los tecnicismos incluso la forma de dirigirnos deberá de ser muy diferente en los dos casos que hemos propuestos. Aunque el imbound marketing sea posiblemente una forma mucho más lenta de hacer clientes que la venta directa con el paso del tiempo nos favorecerá porque no solo será una venta, sino que el cliente comprará una y otra vez porque no sólo le interesa nuestro producto, sino que además confía en nosotros.

Además con las redes sociales la repercusión puede ser muchísimo mayor, y llegar a ciertos profesionales del target que estábamos buscando que en un principio no sabían que existían, por tanto nuestra cartera de clientes involuntariamente se verá en aumento. El imbound marketing es la forma de hacer clientes sólidos para el futuro en vez de buscar las ventas más rápidas pero con una confianza menor en nuestra empresa por parte del mismo.