Una de las estrategias más utilizadas por parte de las tiendaspara posicionarse en el camino del éxito se basa en lo que se conoce como el “marketing mix”. Básicamente la idea consiste en analizar hasta 4 factores diferentes para poder determinar la relevancia de los mismos. Antes que nada nos tenemos que hacer cuatro preguntas clave:

¿Qué es lo que busca nuestro cliente? ¿Cuánto podrían llegar a pagar por ello? ¿De qué manera les podemos entregar el producto? ¿Qué medios de comunicación vamos a utilizar para hacérselo llegar? Una vez que tengamos claras las respuestas a estas preguntas empezaremos a analizar las variables.

Producto

Empezaremos describiendo exactamente en lo que consisten nuestros productos (tanto aquellos que se caracterizan por ser principales como si son complementos). También indicaremos el precio que tienen asociados así como los métodos de pago disponibles (no te olvides de cualquier descuento que puedas aplicar ya que esto siempre llama la atención). Una de las preguntas que nos tenemos que hacer en este punto es esta: ¿Qué es lo que realmente nos hace especiales para que podamos posicionarnos contra nuestra competencia?

Precio

Uno de los puntos más importantes de este tipo de marketing (y probablemente de cualquier otro) aunque también el más complicado de ver. Muchos clientes valoran el producto por lo que cuesta en vez de por la calidad que puede tener asociada. Para poder valorar el precio tendremos que analizar el coste y el margen que tenemos de beneficio.

Para saber si el precio que estamos ofreciendo es realmente competitivo lo que tendremos que hacer será analizar a nuestros competidores para ver algunos productos similares y determinar si nos movemos en los mismos costos. En el caso de que no exista un producto similar tendrás que buscar uno aproximado.

Distribución

Este punto hace referencia a donde vamos a comercializar el producto; al tener una tienda de ropa esto lo vamos a hacer a través de un local físico (aunque también por Internet pero no nos vamos a fijar en esto ahora). Tendremos en cuenta la ubicación de la tienda, si está cerca a otros comercios, la visibilidad así como la decoración, iluminación, la musical, el mobiliario, la distribución del establecimiento.

En definitiva todos aquellos detalles que puedan influir positiva o negativamente en las compras de los clientes.

Comunicación

Básicamente son aquellos medios que vamos a utilizar para conseguir que nuestro producto finalmente se llegue a conocer. En el caso de un establecimiento físico el boca a boca suele ser un buen recurso. En este ámbito entran en juego factores determinantes como el nombre del local (que debe de ser atractivo y fácil de recordar), el logotipo, así como el lanzamiento de la empresa que lo podemos hacer dando una fiesta por todo lo alto.

El marketing mix, una vez que ha analizado todos esos detalles, se encargará de tomar finalmente una decisión al respecto.